Odontopediatría

Odontopediatría

CUIDADO Y PREVENCIÓN DESDE NIÑOS

Actualmente se pregona el cuidado de la salud como una parte, tal vez la mas importante de nuestras vidas. No se excluye de esto el cuidado de los dientes. Especialmente los niños y adolescentes necesitan una atención diferente para poder aconsejarlos acerca del crecimiento y desarrollo dental, ayudándolos a evitar problemas en el futuro. Es un paso muy importante hacia una buena salud general comenzar a tiempo un cuidado dental regular.

Es recomendable iniciar las visitas al odontólogo durante el embarazo de la mamá, y la primera revisación de la boca del bebé debería realizarse a partir de la erupción del primer diente. Si no lo hubiera hecho en este momento sería recomendable hacerlo durante el primer año de vida. Recuerde que el tratamiento odontológico de los niños debe comenzar con el cuidado y prevención a partir del primer año de vida. Toda consulta precoz de un niño al odontólogo es utilizada como recurso para motivarlo, ya que a través del juego el niño comienza a conocer el consultorio y a habituarse a los aparatos y al equipo instrumental odontológico. Si el niño concurre por primera vez al consultorio enfrentando una situación traumática (dolor o infección), ésta experiencia quedará registrada para el resto de su vida; ésta constituye una de las causas mas comunes de miedo al odontólogo.

MANTENEDORES DE ESPACIO

La pérdida de piezas dentarias temporales antes de tiempo, sea por extracción o por traumatismos, produce unos desplazamientos dentarios de forma que las piezas ocupan espacios que corresponden a otras piezas dentarias y cuando por cronología les corresponde erupcionar, al tener su espacio ocupado, lo hacen por donde realmente pueden y en la mayoría de los casos se producen apiñamientos dentarios, o bien erupciones ectópicas. Los mantenedores de espacio pueden ser de dos tipos removibles y fijos.

Los removibles son placas pasivas de acrílico que se sujetan en la boca con retenedores (Adams, ganchos de bola o circunferenciales), se suele colocar un arco vestibular y es el propio acrílico el que apoyándose en las piezas contiguas a la perdida, evita el desplazamiento de ellas. Los mantenedores removibles son más molestos que los fijos y además los pacientes se los pueden sacar cuando quieran y por tanto pueden perder efectividad.

Los mantenedores fijos son aparatos que constan de una corona o una banda de acero y un alambre que va soldado a ella, de forma que es el alambre el que se apoya en la pieza anterior. La banda o corona va cementada en la pieza posterior y se evita el movimiento dentario de ambas piezas.

LA CARIES DE BIBERÓN

La caries del biberón se produce en la dentición primaria del bebé al actuar las bacterias de la boca con los azúcares o la glucosa de los líquidos.
El ácido que se forma en la boca del bebé daña el esmalte que recubre y protege los dientes.
La caries del biberón actúa, principalmente, sobre los incisivos delanteros.

La saliva y la lengua, que ayudan a evitar la proliferación de la placa bacteriana, protegen mejor las piezas inferiores, al estar más en contacto con ellas. La caries del biberón es una enfermedad infantil típica de los bebés.

¿CUÁLES SON LAS CAUSAS?
La caries del biberón se produce fundamentalmente por:
1. Mojar el chupete en azúcar (miel, dulces, almíbar…)
2. Dar el biberón y dejar que el bebé se duerma con él en la boca. La leche contiene glucosa. Al quedar en la boca, las bacterias lo transforman en ácido y actúa sobre los dientes, produciendo caries.
3. Ingerir bebidas azucaradas (refrescos o zumos comerciales)

¿CÓMO EVITARLO? 
1. No comer entre horas 2. Evitar dar el biberón al acostarlo por la noche.
3. Practicar una buena higiene bucal para evitar restos en la boca.

¿ES NECESARIO UN TRATAMIENTO? 
La caries es una infección. Es conveniente tratarla para que no afecte a las nuevas piezas dentales.

¿QUÉ PUEDE OCURRIR?
La destrucción dentaria, provocada por la caries del biberón, mastique mal.

ORTOPEDIA MAXILAR

La ortopedia maxilar es una alternativa de prevención y corrección de los problemas de crecimiento de la boca. Para los expertos, cuando los niños utilizan aparatos removibles los padres juegan un importante papel de acompañamiento, sin embargo, el éxito del mismo depende en exclusiva de la colaboración del paciente.

La importancia de un tratamiento preventivo de ortopedia maxilar radica en la corrección de los problemas de crecimiento de la boca. Esto con el animo de evitar intervenciones agresivas, como las cirugías y extracciones.

ORTODONCIA PREVENTIVA

Los objetivos de la ortodoncia preventiva se basan en inhibir los factores negativos que puedan producir en el futuro una maloclusión.

La actitud terapéútica del ortodoncista se concentra en actuar “antes de” que se altere la disposición oclusal normal y así preservar la integridad de una función masticatoria equilibrada.

Bajo el epígrafe de ortodoncia preventiva están aquellos procedimientos que intentan evitar los ataques indeseables del medio ambiente o cualquier factor externo que perturbe el desarrollo normal de la oclusión. La corrección oportuna de lesiones cariosas que pudieran cambiar la longitud de la arcada, la aplicación de flúor tópico, la eliminación de hábitos o la colocación de mantenedores de espacio para conservar las posiciones correctas de los dientes contiguos son procedimientos comunes de prevención en odontología. La dentición es normal al principio, y el fin principal del dentista es conservarla exenta de alteraciones.

Podemos concluir que la ortodoncia preventiva ayuda a crear un ambiente positivo y propicio para la futura erupción de los dientes permanentes.